5.6.16

Un diario.



"Escribo la madrugada del 4 al 5 de junio, y por primera vez soy consciente de la tinta del bolígrafo recorriendo las terminaciones nerviosas del papel, rasgando levemente la superficie y produciendo un tenue sonido, como una respiración. En este cuaderno anoto momentos al vuelo, cuando aun están frescos y recién vividos. Los leo con el tiempo y recuerdo el instante en el que los escribí, a oscuras en mi habitación (la mayoría de ellos); así como las imágenes, la historia que evocan. Y es una sensación extraña, de ser consciente del transcurso del tiempo. Como si viese una película, siento que puedo ir al menú de selección de escenas y revivir los recuerdos a través de las palabras. Es una sensación maravillosa y extraña al mismo tiempo, de inevitabilidad. De que nuestra historia la escribe tanto nuestro yo pasado como el presente y la sufre el futuro. De que muchas veces una determinada elección de palabras, en apariencia inocente y casual, puede significar mucho más de lo que parece y marcar ese devenir de futuros capítulos de nuestra vida. (...)"

¿Y vosotros, mantenéis algún diario? ¿Alguna vez habéis releído lo escrito y habéis tenido esa sensación de que las palabras de vuestro yo pasado sabían lo que iba a suceder, y que encerraban una respuesta?

El fin de curso me está absorbiendo pero bien, pero entre redbull y café me ha dado tiempo a escribir esto. Está transcrito tal cual, de una libreta preciosa nacida en Alemania cuya portada está grabada con letras. Me encanta recorrer las páginas con un bolígrafo de tinta y sentir que las llena de vida, y ayer fui plenamente consciente de esa sensación y me pareció bonita como para dejarla caer por aquí.


(abrazos eléctricos.)




4 comentarios:

  1. "Nuestra historia la escribe tanto nuestro yo pasado como el presente y la sufre nuestro futuro."

    Hace unas semanas, me dio por volver a hace un año, cuando imaginaba cómo iban a ser los meses siguientes al empezar la universidad, cuando sentía que me asomaba al abismo. Releer estas cosas me da una mezcla de congoja y cariño por mi yo pasado. Si tan solo supiera...

    Así que sí, una combinación de palabras de forma casual puede romperte un poquito por dentro más tarde. Y puede que haya algo de masoquista en esto, si resulta que no me desagrada del todo.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo totalmente el sentimiento que describes, y es precisamente lo que he intentado plasmar arriba. Aunque es complejo, y poderoso. Me parece una sensación de anticipación muy fuerte. Como tú dices, yo también soy algo masoquista con esto (creo que todos lo somos un poco, nuestro "yo pasado" vive una relación de amor-odio con el "yo pasado" y ambos conspiran contra el "yo futuro").
      Gracias por pasarte Marion, como siempre :)
      (abrazos eléctricos.)

      Eliminar
  2. Yo he intentado escribir un diario dos veces. Ambas salió mal. No soy constante con los diarios.

    (sonrisa de elefante)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he descubierto que intentar mantener un diario en el estricto sentido de la palabra es imposible y solo sirve para meterte presión y que no te apetezca... Lo mejor es tener un cuaderno personal en el que escribas cada vez que quieras desahogarte, precisamente sin ahogos, para lo que necesites (es mi recomendación, vamos).
      (abrazos eléctricos.)

      Eliminar

Estoy abierta a críticas constructivas, halagos, tomatazos y otras hortalizas.
No tengas miedo, prometo no morder (a no ser que seas SPAM, hum).